Categorías
Artículos Derecho Digital

ExifTool: ¿los metadatos sirven de algo?

¿Qué documento gráfico consideras que tiene más peso como prueba?

¿Éste?

PrimerSelfieHistoria

Fotógrafos del estudio Marceau (Joseph Byron, Ben Falk, Pirie MacDonald, Pop Core y el propio Marceau) realizan en diciembre de 1920 el que puede que sea el primer selfie de la historia de la fotografía. Foto del post: http://www.que.es/ultimas-noticias/curiosas/201402272128-sabes-primer-selfie-historia.html

¿O éste?

selfie_Oscar2014

Selfie realizado en la gala de los Oscars de 2014 Foto del post: http://www.que.es/cine/fotos/selfie-degeneres-foto-twitter-f807231.html

Una persona de principios de siglo XX si viera ambas fotos diría que ambos documentos gráficos tienen igual valor. Una persona del siglo XXI además diría que la segunda foto, ya que está realizada con un Smartphone de última generación incluye en su archivo digital una serie de datos que pueden aportar más información por ejemplo la ubicación donde fue realizada, el autor, la hora de su captura, etc …

La primera foto, que solamente consta en soporte papel ¿qué capacidad o forma de modificarla existe? Pues mínima, ya que difícilmente se podría realizar algún cambio sin dañar o modificar la celulosa donde se ha impregnado o sin alterar los productos químicos utilizados tales como nitrato de plata (AgNO3) y Bromuro de sodio o de potasio (NaBr/KBr).

Y la segunda foto, que figura en un soporte digital ¿qué capacidad hay de editarla? Se puede intuir hoy en día que bastante más posibilidades ¿verdad?, por ejemplo esta:

hipster-14-640x640x80

Foto de http://www.que.es/gente/fotos/selfie-famoso-mundo-f808432.html

O incluso pedir que alguien te la modifique:CreaMedia

Ignorantes y analfabetos digitales

Después de lo expuesto ya no está tan claro que si una foto que existe en soporte digital se imprime en papel ¿es una prueba tan “sólida” como la primera fotografía? Obviamente el contenido gráfico y visual que muestra puede o no coincidir con lo expuesto en ambos soportes: el automatizado y el manual, y ha podido ser modificado antes de su impresión mediante todo tipo de software: Photoshop, Gimp, Imageforce, etc …

La aparente solución para que no pierda veracidad o autenticidad es no “sacarla” de su mundo digital: allí se generó y allí ha de permanecer, pero hay otra solución informática que puede ayudarnos a comprobar su veracidad (por lo menos, en principio).

Todo archivo informático, por lo general, dispone de un grupo de datos “ocultos” que describen el contenido informativo de un objeto al que se denomina recurso, son los denominados metadados.

MetaDatos01

Si por ejemplo se aporta como prueba en un procedimiento judicial una fotografía digital (un documento gráfico en soporte automatizado, para ser más correcto) y el juzgador ignora los conceptos básicos informáticos puede que le dé el mismo valor que una fotografía analógica (un documento gráfico en soporte manual, para seguir siendo correcto) También podemos alegar que dicho soporte automatizado puede analizarse y mediante sus metadatos comprobar sus características, modificaciones de dicho archivo, información sobre su realización (lugar, hora, fecha) etc …aportando más datos e información complementaria.

Todo bien ¿no? Pero … a estos datos se accede mediante software, y, atención para quién no lo conozca, también existen herramientas de software que pueden modificarlos o suprimirlos, por ejemplo una herramienta open source “Exiftools” al alcance de cualquiera.

¡ Jugemos con Exiftools !

Hagamos una pequeña demostración.

Meta01Podemos comprobar en un archivo de imagen que fue realizada con un Smartphone marca Motorola, y con este sencillo comando …

Meta02

podemos hacer que …

meta03

que resulte de sus metadatos que fue realizado con un iPhone (obviamente también habría que cambiar el modelo de la cámara …) Y si dicho archivo va a ser objeto de una pericial informática, o lo vamos a enviar a un tercero de confianza para su custodia, o si lo entregamos a un Notario para que de fe pública del contenido de los metadatos … puede que se note un poco que ese fichero ha sido modificado, pues en los metadatos figura también la fecha de la creación y modificación del archivo. ¡No hay ningún problema! Cambiemos la fecha de la Bios del sistema, por ejemplo al año 1.981 …

meta05

volvamos a utilizar la «magia» de Exiftools, y …

meta06

los metadatos nos «demostrarán» que hemos realizado una foto con un iPhone en el año 1.981 (también habría que cambiar todas las referencias al genuino Motorola que creó el archivo, no soy un experto hacker, todavía …)

Si nos fallan los metadatos ¿qué nos queda?

Si la imagen impresa de un soporte automatizado puede no servir porque puede haber sido editada y si la imagen aportada en soporte digital con metadatos tampoco porque estos pueden ser haber sido modificados, por lo que ¿todo archivo digital puede incurrir en una sospecha de poder haber sido modificado o editado? Aparentemente, sí.

Si nos vamos a desenvolver y actuar en el mundo digital hay que conocer dicho mundo informático, pues también existen medios y herramientas que aportan garantías y protegen los contenidos en soportes automatizados, lo que nos obliga a que si queremos aportar un documento en soporte electrónico se hayan adoptado una serie de cautelas que de ordinario no se adoptan, entre ellas la más efectiva es encriptar el archivo, incluido si es posible los metadatos, por ejemplo una herramienta que lo permite es la aplicación Foxit Reader:

EncriptarMetadatos

Pero esto sería una garantía frente a terceros, nada impediría que fuese el autor o creador del documento digital el que modificase su propio archivo con los datos que le apeteciera.

Si alegamos que para la garantía de un documento digital, cuando existan dos partes, también se puede firmar digitalmente el archivo automatizado, ya que si se realiza alguna modificación se perdería la incrustación del certificado digital en el archivo (la firma digital consiste en la incorporación a un archivo automatizado de un certificado digital, que no es más que otro archivo digital con el cual se combina) pero esto es para el caso de que existan los partes, comprueben y estén de acuerdo del contenido y entonces procedan a su firma digital, porque si yo firmo una fotografía digital (en cualquier formato) ¿quién me puede asegurar que antes de realizar el proceso de firmado digital mediante un certificado electrónico no ha sido modificado el archivo, tanto lo que muestra como sus metadatos?

La grandeza y la miseria de la Sociedad de la Información

Aquí está la grandeza y la miseria del actual mundo digital: toda la facilidad para comunicarse y representar la realidad no se basa en la seguridad sino en la facilidad, y debido a esa falta de seguridad todo medios electrónicos que pueden servir de prueba de hechos o contener actos jurídicos, pueden ser de ordinario fácilmente manipulables, siempre por su creador, y por una falta de cautelas y de medidas de seguridad mínimas por terceros.

Recuerdo que cuando comenté en mi ámbito informático (mi otro ámbito es el jurídico) la famosa sentencia que argumentaba sobre la validez como prueba de las captura de pantalla o “pantallazos” (Sentencia del Tribunal Supremo de fecha 19 de mayo de 2015, número 300/2015) ¡creían que al comentar el texto de la sentencia estaba contando una chiste! Me decían: «¿en serio se ha admitido alguna vez una captura de pantalla como prueba?

Sí, y podría ser como la que adjunto ahora:

pantallazo

(Imagen retocada de un navegador y capturada en pantalla)

Desde mi punto de vista, ¿por qué se tuvo que “esforzar” el mundo jurídico en argumentar la validez o certeza de una prueba que consistía en una captura de pantalla? Simplemente porque no conocen el mundo informático, solamente lo usan, no saben cómo funciona. Un informático o simplemente un nativo digital o una persona que no sea analfabeta digital entendería rápidamente el “fake” anterior, una persona educada y criada entre papeles lo miraría “como si fuese un papel de toda la vida” y conforme a lo que para él representa “Un Papel” (en sentido genérico) quedaría atónito, y no hay que extrañarse, ya que las expresiones populares “Hablen papeles, callen bocas” o “Callen barbas y hablen cartas” tienen su peso entre los descendientes de Gutenberg, no entre los nativos digitales.

Conclusiones

La prueba electrónica es hoy en día, desde mi punto de vista, la más “sospechosa” pues es la más susceptible de modificación, ya que no se adoptan de forma corriente ninguna precaución o cautela en su creación y conservación, y siempre, siempre, puede haber sido modificada por su creador tanto en su contenido (retoques) como en la información adjunta al fichero (cambio en los metadatos).

Dicha prueba digital ha de ser valorada y considerada junto con el resto de elementos probatorios, pues la prueba digital no es ni más ni menos que cualquier otro medio de prueba. Así, si una fotografía digital o incluso un «pantallazo» o captura de pantalla, encaja con el resto de elementos probatorios puede ser perfectamente un medio válido de prueba. No obstante si es el único medio de prueba, se debería sospechar (si no se admite de contrario, obviamente).

¿Sabemos distinguir si un documento en soporte digital ha sido objeto de modificación? En lo que respecta a documento en un soporte automatizado que configure un acto jurídico, por ejemplo un contrato, tendríamos suficientes garantías si el soporte digital donde estuviese contenido tuviera incorporados los certificados digitales de las partes intervinientes, o sea, que hubiese sido firmado digitalmente por ambas partes. Pero ¿y el resto?, por ejemplo fotografías o archivos de imagen u otros archivos automatizados. Gracias a aplicaciones como Exiftools, deberemos de buscar más pruebas, y en todo caso deberemos confiar en la pericia de los ingenieros informáticos, para el análisis informático del soporte, que dicho sea de paso, de los cuales no pienso separme ya en lo que resta de mi vida profesional.

[Tweet «ExifTool: ¿los metadatos sirven de algo? Sobre la fuerza probatoria de los archivos digitales #Reto2JCF»]

2 respuestas a «ExifTool: ¿los metadatos sirven de algo?»

Brutal este artículo. Sin duda, un gran aporte al #Reto2JCF . El tema de los metadatos, sin duda, requiere de una tesis doctoral. Coincido en todo lo que comentas sobre la edición de los metadatos. Voy más allá. ¿Y si la cámara, el smartphone o el GPS ya está previamente manipulado y en consecuencia los metadatos que graba ya están condicionados? ¿Hay forma de detectar esto? Fantástico artículo.

Disculpa la tardanza en contestar tu comentario. Gracias por tu intervención (y por el halago).
Es muy complicado. El autor de los contenidos informáticos es «Dios»: lo crea como quiere o desea …
En ese caso si la manipulación no es realizada escrupulosamente, puede darse el supuesto de que de forma cruzada existan indicios de dicha manipulación. Por ejemplo, si cambias la marca, pero no el modelo, o la serie … o alguna otra referencia en algún otro item.
Gracias de nuevo, y vuelveme a disculpar por contestarte tarde.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *