¿Bye bye Responsable de Seguridad, hello DPO?

– Información al lector – Tiempo de lectura: 6 minutos

El Reglamento General de Protección de Datos que entró en vigor el 25 de mayo de 2016,  cuyo periodo de transisión para la adaptación para lo dispuesto en él finaliza el 25 de mayo de 2018, si bien deroga expresamente la Directiva 95/46/CE en la que se fundamenta nuestra LOPD (Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal) y nuestro RLOPD (Real Decreto 1720/2007, de 21 de diciembre, por el que se aprueba el Reglamento de desarrollo de la Ley Orgánica 15/1999) tendrá que convivir con ambas normas hasta que se derogen o modifiquen por nuestro legislador nacional, haciendo inaplicable cualquier precepto que contradiga lo dispuesto en él, requiriendo hasta ese momento una constante y laboriosa interpretación de la normativa nacional y la normativa europera (directamente aplicable y obligatoria en todos sus elementos al tratarse de un Reglamento y no una Directiva) para decidir qué medidas figuras o procedimientos son aplicables y de qué forma.

Una de las figuras características de nuestra normativa es el responsable de seguridad designado para coordinar y controlar las medidas de seguridad en los ficheros que contengan datos que requieran un nivel de protección de nivel medio o nivel alto. ¿Es compatible esta figura con la nueva figura del delegado de protección de datos? ¿Lo sustituye? ¿Asume sus funciones y obligaciones? ¿Convivirá con él o será causa de que haga las maletas?

Sigue leyendo